21 de agosto de 2012

Un hombre de espaldas mirando al mar.






Recuerdo tus palabras con nitidez, a veces asoman flotando en la bruma, ondulan suavemente, como tú, se pierden en la niebla y dejan una estela titilante, como los faros; otras, renacen con la luz del amacecer y se pueblan de entusiasmos y porvenires calmos y plenos.
Recuerdo más cosas sobre ti, las melodías tristes y la adrenalina que sale de una guitarra eléctrica y una voz, esa voz que resuena en el centro mismo de los que la oyen y te posee con estallidos de felicidad.

Recuerdo tus escritos, leídos en la soledad de la noche, tan claros, tan sinceros, tan honestos. Algunas veces los releo y consiguen despertar en mí las mismas sensaciones, emociones e interés que cuando los leí por primera vez. Algo así como reconocerse tras una larga travesía solitaria en medio de la inmensidad del mar, atraída por la luz que se proyectó en la superficie ondulante del mismo océano, deseando alcanzar la playa para ver el mundo desde el lado opuesto, ese lado que nos empeñamos tantas veces en no ver.

Recuerdo tus ideas, basadas en la coherencia y la honestidad, analizadas y elaboradas entre la experiencia y la esencia, entre lo que hay y lo que podrá haber, con ese pequeño toque que la utopía de una mente abierta las elabora y las deja en libertad.

Ahora intuyo la amalgama de tu ser reencontrándose de nuevo en el balandro blanco y diminuto del que huiste iracundo una vez. Y sé que cobra sentido en tu ser, que pertenecer es reconocerse, y saberse, una circunstancia sobre la que se puede actuar.

Ahora te veo en la distancia, a través de un catalalejo de pirata, más tú y más claro, más conmovido y vulnerable, más blanco si cabe. Mi corazón sonríe en estos días tan tristes para mí por vislumbrar las huellas de tus pisadas en la arena, por saberte repleto del salitre necesario para sentirse agua y alga y espuma, por pertenecerte en el hogar deseado, con el amor de tu lado y una eterna mirada interrogante en el horizonte lejano. Porque cada ola llena de vida de tu mar esboza sonrisas en mis pupilas cansadas.


             Contra el horizonte siempre se ve la silueta de un hombre de espaldas mirando al mar.

89 comentarios:

  1. Interesante relato lleno de emotividad y recuerdos, del que rescato esa parte final, donde dices: "...cada ola llena de vida de tu mar esboza sonrisas en mis pupilas cansadas..."
    Un abrazo en la noche.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Entiendo que las rescates tú, Rafael, poeta de los recuerdos. Lo que sí me sorprende es que lo encuentres interesante.
      Un abrazo en la noche.

      Eliminar
  2. Muy bueno, cuantos recuerdos en un solo relato.
    Me gusto mucho, saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bienvenido, Andy. A veces, de una sola persona se pueden tener miles de recuerdos. A veces, los recuerdos sobre una persona se universalizan en otras. Encantada de que te haya gustado y te haya parecido bueno. He pasado por tu espacio.
      Saludos.

      Eliminar
  3. Creo compartir tus sentimientos. Salvo por la guitarra conoci alguien asi a quien tambien hoy veo de lejos.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Di, compartir sentimientos es emprender el camino del reconocimiento, tan necesario para entendernos.
      Conocer alguien así es un privilegio. La distancia es otra forma de ver.
      Un beso desde la comprensión.

      Eliminar
  4. Muchas veces a las personas las tenemos detrás de los ojos y las vemos allá donde pongamos la vista.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Qué razón tienes, Senior! Aunque no se trate de verlas de continuo, solo de recordar lo que de bueno descubrimos en ellas, y saber que otros gozarán también de eso mismo que hemos recordado.
      Gracias por venir.
      Un abrazo.

      Eliminar
  5. Mafalda, me ha parecido fascinante este relato, entre otras cosas, porque cualquier persona que lo lea puede sentirse identificado, sin hacer demasiados esfuerzos por comprender metáforas. En mi humilde opinión lo siento limpio, claro, intenso, mágico...

    "pertenecer es reconocerse, y saberse, una circunstancia sobre la que se puede actuar."

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pilar, muy satisfecha de que sea extendible a otras personas; que te fascine y lo encuentres limpio, claro e intenso, me hace sonrojar y dice de tu benevolencia.
      Y sí, hubo magia, una magia especial.
      Abrazos de coincidencias.

      Eliminar
  6. universal texto Mafalda
    felicitaciones
    los recuerdos siempre afloran
    quien no ha estado así o conocido a personas así

    un abrazo y feliz semana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Vaya! Veo que coincidís varios en la universalidad del texto, eso me gusta. Gracias por tus palabras y felicitación, Licha.
      Abrazos y días azules para ti.

      Eliminar
  7. Recuerdos, gracias a los recuerdos podemos seguir mirando tras el horizonte y seguir la senda de la vida.

    Abrazos
    Piedra

    ResponderEliminar
  8. Cuando los recuerdos son casi mágicos, honestos y desinteresados, siempre se puede seguir mirando al horizonte y vivir con la certeza de que la magia puede surgir en cualquier momento y poblar de más recuerdos los instantes que han valido la pena.
    Abrazo grande, Miguel.

    ResponderEliminar
  9. Mirando al mar, siempre aparece la magia de los recuerdos. Cuando recordarmos, volvemos a vivir.

    Un saludo desde Jaén, mar de olivos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bienvenida Ana, acabo de pasarme por tu casa, fantástica por cierto, ya me tienes entre tus más fervientes seguidoras. ¡Con un par!
      Perfecta definición de tu tierra, Jaén, mar de olivos y perfume de aceite.
      Un abrazo desde este norte tan húmedo.

      Eliminar
  10. De mi libro: "La Sombra Dividida"


    PREMONICIÓN


    Me invade la vaga certeza
    de no ser quien tanto has de amar,
    aquel galán fabricado en sueños
    o el peregrino alférez esperado al ocaso.
    Llego a tu vida en temprana andanza.
    Aún no es tu tiempo para el amor definitivo,
    para esa presencia absoluta que es brújula y fuego.
    La fortuna no ha querido guardarme
    para el momento oportuno,
    aquel instante en que tu alma estará dispuesta
    a las lides del amor,
    ese tormento que nos llena y nos vacía.

    Tal vez al momento del hallazgo anhelado
    yo te resulte un recuerdo amable,
    el hombre que fue preámbulo de la dicha
    pero no la dicha.

    Tú serás en mi memoria un amor fallido,
    un capricho del destino traído a mi vida
    sin la bendición de permanecer.
    Yo me quedaré solo de nuevo,
    sin lumbre, demolido,
    con un sueño roto en el pecho
    y sin noción del olvido.

    Mientras tú,
    complacida y resplandeciente,
    serás feliz en otros brazos,
    en otros días.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me gusta el título, Anuar, La Sombra Dividida. ¿Las mayúsculas se convierten en siglas...? ¡Humm! Si cuanto contiene, tiene el nivel de este poema, sin duda habrá que quitarse el sombrero ante ti, maestro.
      Un honor que lo compartas aquí, otro regalo que no merezco pero agradezco infinito, de verdad.
      ¿Se puede saber en qué editorial está publicado? Ah, quizás lo tengas puesto en tu blog, lo miraré.
      Gracias por venir y traer este estupendo regalo entre los dedos.

      Eliminar
  11. Es importante que el lector se identifique con lo que el escritor le propone. Puede ser difícil, aún hablando de temas en común, o puede ser lo más fácil, cuando, a pesar de diferencias manifiestas, aparecen similitudes profundas.
    Tu texto es empático.
    Muy bien logrado.
    Un beso.
    HD

    ResponderEliminar
  12. Si las similitudes son profundas, entonces en la Tierra no escasean las personas auténticas...
    Me gusta lo de empático, lo de muy bien logrado, una enorme sonrisa.
    Gracias por la visita y por comentar.
    Un beso también para ti.

    ResponderEliminar
  13. "Recuerdo tus palabras con nitidez..." y a partir der ahí un texto que casi cualquiera podemos sentir como propio. Sentimientos y sensaciones "universales y eternas".
    Me ha gustado mucho, Mafalda.
    Te felicito.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Qué bueno que te parezcan universales! Gracias por tus palabras, a mí también me gustan mucho las tuyas, nos seguiremos por aquí, susurrando entre buenos recuerdos y momentos bajos, gritando como locas en los momentos altos.
      Un fuerte abrazo también para ti, de esos que dan calorcito.

      Eliminar
  14. feliz fin de semana MAFALDA
    mil gracias por tu huella
    abrazo grande

    ResponderEliminar
  15. Mafalda querida, tu texto maravilloso me ha regalado mucha PAZ, introspección, honestidad, transparencia, aceptación de los momentos propios,y valorización de aquellas cosas intangibles tal vez, pero que son lo más verdadero de una persona. Se me imagina que pudiera estar dirigido hacia un padre, pero podría ser hacia otra persona especial, que dejó huellas imborrables en nuestro corazón.
    Sea cual fuere el destinatario, esa persona siempre la guardaremos dentro nuestro, y a veces la sacaremos de allí para situarla quizás contra el horizonte, y le observaremos y le amaremos nuevamente (y siempre), de espaldas mirando al mar...

    Te felicito. Es BELLÍSIMO.
    Mi más grande abrazo, y toda mi admiración por tu entrega.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y yo me quedo regalada por tus palabras, satisfecha de que te haya transmitido paz, honestidad y transparencia. Lo que imaginas podría ser, Maritza, pero no es el caso, no va dirigido a mi padre. Hay personas que llegan sin más, te las encuentras, y ¡zas! descubres que son especiales, al menos para ti. Y ya ves, debe ocurrir con bastante frecuencia porque varias de la cosas coinciden con otra personas. Pues ojalá el mundo estuviera poblado de muchísimas personas así.
      Gracias por tu comentario.
      Abrazo grande y de colores para ti.

      Eliminar
  16. Tremenda nostalgia, pero a la vez serenidad y calma.
    Creo que todos vemos una silueta mirando al mar cuando miramos el horizonte.
    Haces que sea sencillo integrarse en tu escrito.
    Muy bueno, Mafalda.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Celebro tu regreso, Julio. Ves nostalgia, si el recordar lo es, de acuerdo; si nostalgia es echar en falta, no. Las personas se cruzan a lo largo de nuestra vida y no podemos tener nostalgia de todas. Hay una valoración de lo que supusieron y de lo especial que hemos visto en ellas, después, es precioso saber que su andadura sigue según su naturaleza y que está repleta como pocas vidas pueden estarlo.
      Integrarse en un escrito, ¡qué bueno!
      Gracias por tu comentario.
      Un beso.

      Eliminar
  17. El mar es un enigma para las personas que somos marengos, ella siempre nos resuelve nuestros deseos y emociones. Me ha gustado mucho tu entrada. Enhorabuena

    un abrazo

    fus

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Celebro que te haya gustado, fus. Tengo una duda: ¿lo de marengos se refiere al gris oscuro o hay otra acepción de la palabra que yo desconozco?
      Gracias por venir y comentar.
      Un abrazo.

      Eliminar
    2. Como fus parece que no contesta a tu pregunta, te diré que marengo es un pescador en Málaga o, por extensión, quien tiene relación con la pesca. Lo que no se es si el nombre que se le da al color gris oscuro tirando a azul viene de esa relación con el mar o de alguna prenda que usen los marengos.

      Eliminar
  18. gracias por tu huella
    ten una semana preciosa
    un abrazo grande

    ResponderEliminar
  19. He venido y no estás, pero sí que coincidimos en muchas opiniones y formas de ver la vida. Pasaba por aquí y quería darte las gracias por tus comentarios.

    Un besito.

    ResponderEliminar
  20. Aunque no esté, ya sabes, la puerta está abierta. Me gusta mucho eso de que coincidamos.
    Un besote.

    ResponderEliminar
  21. Mirar el mar de espaldas es mirar la vida con el alma

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En realidad el título es "Un hombre de espaldas mirando al mar", él mira al mar, quien lo ve desde detrás, lo ve de espaldas.
      Gracias por tu visita y comentario.
      Saludos.

      Eliminar
  22. Que lindo relato querida Mafalda!!! Sabes de mi admiracion por tu talento, pasar por aqui es un recargar de sensaCiones, de emociones, tu blog se SIENTE. Y eso es porque lo haces desde tu escencia, desde el compartir, desde tu generosidad. Siempre te comparo con Borges, un escritor Argentino de los años 50, muy cuestionado por su forma de escribir que al parecer para esa epoca no era "apropiada" porque segun sus criticos no lo entendia la gente. El respondio: Yo no escribo por ni para la gente, yo escribo lo que siento, lo que tengo ganas, escribo como si fuese para un amigo, si no me entienden es una lastima.... ayyyy algo asi dijo, ya no recuerdo bien la cita. ♥

    Besos linda.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. India, no tienes remedio. Que te guste, que te recargue y emocione es mucho más de lo que yo podría esperar, pero que me compares con Borges, eso es pura fantasía y una desmesuradísima exageración. Lo dicho, no tienes remedio, rebelde India.
      Gracias por venir.
      Besotes.

      Eliminar
    2. Jajajajaaa no te comparo con Borgues criatura de dios!!!! Comparo lo que el dijo y lo que reflejan tus escritos, al menos para mi...oye, no me subestimes ehhhhh....

      Besos

      Eliminar
    3. Nooo, nada de subestimarte, entiendo a lo que te referías, pero aún así lo veo exagerado. Él era un ESCRITOR con mayúsculas y yo no tengo nada que ver. Por cierto, he leído tu extenso comentario sobre el libro de Kundera, "La insoportable levedad del ser" y casi que dan ganas de leerlo; sobre todo porque conozco a alguien que dice que le parece un rollo extraño, más apropiado para gente muy joven. Tendré que comprobarlol.
      Un besazo.

      Eliminar
  23. Me gustan los detalles, las miradas repletas de emociones, los catalejos que descubren lo que de cerca no se ve.
    Me gustan tus letras meciéndose entre olas hasta alcanzar las playas de la nostalgia...

    Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me gusta tu comentario, mucho. Mecerse tranquiliza y trae sosiego a la mirada, hacerlo entre olas llena de frescura los buenos recuerdos.
      Abrazo fuerte, Euge.

      Eliminar
  24. miara al mar de espaldas es sentir su inmensidad, dejar aflorar todos los sentimientos que tan bien describes.
    saludos
    marian

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En realidad no mira al mar de espaldas, el hombre está de espaldas, mirando al mar, de espaldas al que lo ve...
      Sea como fuere, bienvenida, Marian, y muchas gracias por tu comentario. Ya sabes, la puerta está siempre abierta por si quieres regresar.
      Saludos también para ti.

      Eliminar
  25. Vine a visitarte, como aún no has subido nada nuevo, te dejo un beso de buen fin de semana.
    HD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo recibo, el beso, y te envío otro. Gracias por tu interés, Humberto.

      Eliminar
  26. gracias por tu huella
    buen jueves
    abrazooooo

    ResponderEliminar
  27. Plena de recuerdos para ir caminando por las veredas que nos abren los días. Una preciosidad.
    Abrazos
    Piedra

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Miguel. Es verdad que caminamos por las veredas que nos abren los días y siempre hay recuerdos gratos que nos sorprenden en el sendero. Espero que disfrutéis mucho en Lille.
      Abrazos y abrazos.

      Eliminar
  28. Hola Mafalda:

    Mirando de espaldas o de frente al mar, siempre existe un hombre o una mujer que tras la cortina de los recuerdos reflexiona, ama o espera, llegando a su mente los buenos y honestos pensamientos, así como todo lo demás.
    Tras su murmullo incesante, flotando en tus recuerdos, éste amigo confidente y sincero, te habla y sonríe tranquilo a través del rugido de las olas y el soplar del viento.

    Él nunca te engaña y tras una espera de dudas, fracasos y aciertos, siempre te acompaña al sosiego, con su apacible y armónico beso.

    Te envío un beso poeta. Juan

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué bello tu comentario, Galeote. Gracias por la visita y por tu interpretación.
      Yo también te envío un beso, poeta.

      Eliminar
  29. Mafalda, me gustó muchísimo el aire entre nostálgico y triste que desprende tu texto,con el lenguaje cuidado,sin excesos,pero,que transmite esa especie de emoción contenida que muchas veces nos acomete!
    Te seguiré leyendo,como no! Y te agradezco el comentario que me dejaste!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, lunaroja. Encantada de verte por aquí y contenta de que te haya gustado. Nos seguimos, no te quepa la menor duda, yo seguiré tus pasos y comentaré muy gustosa.
      Un abrazo.

      Eliminar
  30. muchas gracias por tu huella
    ten un precioso fin de semana Mafalda
    abrazo floral desde este Chile primaveral

    ResponderEliminar
  31. Recibo ese abrazo floral en la recién estrenada primavera de Chile, Licha. Siento que el mío sea de inicio de otoño, con las nubes llorando del disgusto porque les toca trabajar, al parecer, intensamente según las previsiones de los entendidos. Así es el otoño, una estación llena de encantos y colores cálidos.
    Abrazo en ocre humedecido de lluvia rfesca.

    ResponderEliminar
  32. He venido y no estabas. Pensé buscarte en la orilla del mar, pero no te vi a ti, porque en tu lugar había un hombre de espaldas contemplando el horizonte.
    Tú estabas detrás sentada en una roca escribiendo este relato, y le mirabas a él, y recordabas todos esos escritos, todas sus palabras, porque hay cosas que nunca se olvidan, y así debe ser.
    Es un relato que duele leer, pero más por lo que sugieres, por lo que callas.

    un abrazo, y perdona la tardanza.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sé cómo lo haces, pero siempre me haces sonreír, cuando no reír, además de sonsacar. Voy a acabar creyendo que soy buena en eso de sugerir y callar; mas no es así, Ángela, no hay nada que callar, lo dicho es todo cuánto hubo, y a mí me parece mucho. Así de extraño, así de bueno y así de sano. Siento decepcionarte.
      Te disculpo la tardanza, sé que andas muy liada con tus cosas y tus escritos. Aquí la puerta está siempre abierta, no importan las horas, importa acercarse y ver.
      Un abrazo.

      Eliminar
  33. Pasaba a dejarte un cálido abrazo. Que tengas una linda semana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Humm, qué bien sienta ese abrazo ahora que el otoño todo lo empapa de humedad! Gracias por tu deseo, parece que adivinaste que iba a tener una gran alegría.
      Abrazo de otoño con la calidez de siempre, Euge.

      Eliminar
  34. Precioso tú rscrito ...

    ResponderEliminar
  35. muchas gracias Mafalda por tu huella
    abrazo grande y energético
    acá este fin de semana ha sido de primavera lluviosa y fría

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aquí empezamos a notar el frío del otoño, asamos castañas y nos arrimamos al "brasero" y a las ascuas del fuego.
      Más huellas me dejas tú, Licha, siempre tan atenta.

      Eliminar
  36. Respuestas
    1. ¡Qué suerte tengo! Todo un honor... con lo que me gustan tus palabras y tus poemas.
      Gracias por venir.

      Eliminar
  37. Precioso texto con ese tono epistolar y poético que sale de lo profundo y a lo más pronfundo llega.

    Gracias por tu visita y comentario en mi blog.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Narci, y bienvenida, pero has olvidado poner tu blog y a través de tu nombre solo puedo acceder a Google+. No recuerdo cómo se llama.
      Besos también para ti.

      Eliminar
  38. Bellas y emocionadas palabras dibuja la nostalgia en tu alma ante la persona ausente. Celebro su libertad, como celebro el acierto de tu corazón que, aún en la magua de su mirada, es capaz de renuncia ante la felicidad del otro.
    Salu2. y un abrazo.

    ResponderEliminar
  39. Espero que estes bien linda!!

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues tendrás que seguir esperando a que lo esté del todo, me temo. La salud a veces juega al escondite y la vida sigue dando zarpazos. Pero seguiremos enfrentándonos a ella, aunque solo sea para dejarle claro que seguimos siendo fuertes y no le tememos...
      Pronto estaré en forma.
      Gracias por venir y preguntar, India.
      Besotes.

      Eliminar
  40. Vengo, y seguimos sin coincidir.

    Bueno domingo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y no sabes la rabia que me da, Ana. Claro que no es de extrañar, últimamente no paso ni yo por mi propia casa. Estoy un poco así como los tiempos, sorteando las embestidas y en una de ellas me pilló un poco baja de defensas y he sucumbido. Pero pronto estaré activa de nuevo. Sé que te debo un cafelito con algo para mojar para la próxima vez que vengas; lo tendré a punto, es que este domingo lo pasé en la cama.
      Gracias por venir. Abrazo.

      Eliminar
  41. Bueno, señora, ya está bien de cuidarse. ¿Que vamos a hacer los mayores entonces?

    ResponderEliminar
  42. ¿Los mayores, dices? Los mayores como tú sois el motor de medio mundo, Senior. Las mayores-menores como yo estamos en pausa discontinua. Ya sabes, soy un poco Guadiana, según tu propia definición. Cuidar no me cuido demasiado, los adolescentes no me dejan hacerlo, me tienen casi "saturada". A ver si con estos toques que me dais se me ocurre algo que poder ofreceros. Gracias por venir, por la llamada de atención.
    Un abrazo grande, Senior, aunque no seas muy dada a ellos, espero que lo recibas con la buena intención con que te lo doy.

    ResponderEliminar
  43. Pasé a dejarte mil besos,para que recuperes fuerzas en el cariño de todos...
    ABRAZOS MUY GRANDEEEEEEEEEEEEES!!

    ResponderEliminar
  44. Mi encontrada Mafalda. Mucho ánimo y muchas felicidades, seguro que vienen tiempo mejores.
    Un abrazo
    Piedra

    ResponderEliminar
  45. Ya es hora de escribir una nueva entrada.

    ResponderEliminar
  46. ¿Tú has oído eso de "año nuevo vida nueva"? Quiere decir que este blog no debería seguir parado, que estamos a 25 de enero y no a 21 de agosto y que los comentarios hay que repartirlos en distintos post y no todos en el mismo. ¿Recuerdas? Pues eso.

    ResponderEliminar
  47. Vengo para agradecerte tu comentario y para decirte que entiendo tu sentimiento de ausencia, veo que tu blog se quedó en agosto como la menoria. Gracias y fuerza.

    Besicos.

    ResponderEliminar
  48. entre en tu blog porque amo a mafalda y me gustó el nombre
    me gusta como esribes

    ResponderEliminar
  49. Hola Mafalda:

    Casi con seguridad te diría, que existe algún que otro hombre mirando de frente o de espaldas al mar, a veces solo, meditando; otras, contemplando en el cielo y su abismo el gran manto de estrellas.

    Gracias por tu visita y tu acertado comentario. Te envío un abrazo.

    ResponderEliminar
  50. Gracias Mafalda, por tu cariñosísimo comentario dejado en mi blog en el poema dueto realizado con Maritza, me alegra mucho que su blog nos haya unido, y quiero quedarme un ratito por aquí, descubriendo un poquito tu bello rincón, sino te importa, me quedo por aquí acurrucadita a tus letras, ojeando tus entradas.

    Un beso cariñoso.

    ResponderEliminar
  51. El mar es un buen lugar para reflexionar. Tu blog y tu forma de escribir, me han gustado, es por ello que te mencioné en mi blog.
    Gracias.

    ResponderEliminar
  52. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  53. He venido varias veces y nunca estas... espero todo este ok!

    Besos y abrazos caribeños!

    ResponderEliminar
  54. un abrazo te dejo
    hace mucho tiempo que nada sabemos de ti
    espero todo bien
    :D

    ResponderEliminar
  55. ¿Has sentido alguna vez que habitas en un enjambre?

    ResponderEliminar
  56. Gracias, Mafalda. Y feliz fin de semana.

    ResponderEliminar
  57. Somos recuerdos. Es nuestro legado.

    ResponderEliminar
  58. me gusta tu nombre Mafalda
    me trae recuerdos de mi tierra y de los tangos
    me gusta tu escrito
    saludos

    ResponderEliminar